Encontré el rastro. Recorrí casas, distancias específicas, recuerdos privados hasta ver dentro, donde la pulpa se abre. Un clítoris latiente en la hendidura de los mundos abre sus alas. Un clítoris latiente, ansioso, creativo, húmedo.

Entregaban gente a la hendidura. Su porvenir generaba música de cartílagos, collares sonoros que se rascaban para que la pulpa siguiese hinchando.

La pulpa terragosa, masticable del canal. Puedo olerla desde aquí.

La lluvia se lleva su cuerpo. Nada en el aire.

En su cama, abierta y desnuda:
todo está dispuesto.

En esta base de operación. Recinto. Habitar sagrado.

Alguien muere.

Alguien nace.

Alguien cambia su piel.
Mi sangre se nutre, se intercambia.

Mi pasado y ascendencia van contigo.

Y contigo.
Y contigo.

Recorro patios y azoteas. Recorro camas y camas
buscando. Probando. Haciendo Magia.

Comentarios